regalo perros de raza temuco

Manuel Santos.
Mis anaqueles guardaban incunables y otros volúmenes que me conmovían; Quevedo, Cervantes, Góngora, en ediciones como ganar con apuestas deportivas originales, así como Laforgue, Rimbaud, Lautréamont.
La historia probó que la lucha es igual para hombres o mujeres, para negros o blancos, para creyentes o no creyentes.Dueño de mi existencia profunda, limito y extiendo mi poder sobre las cosas.Hubiera querido traerlos a todos, y no he desistido de ello.Un verso regala momentos argentina en que aparecía dos veces la palabra párpados resultó convertido en dos veces dardapos.Mi flamante consejero llegó de Cuba muy nervioso y me refirió su historia.A pesar de lo desgranada que parece, va férreamente unida por la luz espectral del inventario.Lloraba el pobre como un chico que envidia el trompo de los otros chicos.



En la recepción del hotel me esperaba el gerente.
Porque cualquiera innovación de contenido que no sea digerido y llegue a ser parte nutricia del pensamiento, no pasa de ser sino un estimulante exterior del pensamiento.
Por eso he dedicado con alegría muchas horas de este verano a recordar esta extraña vida y a cantar estos acontecimientos lejanos en el tiempo.
Es un libro que amo porque a pesar de su aguda melancolía está presente en él el goce de la existencia.La máxima prueba de amistad que podía dar Federico, era repetir para uno su popularísima y bella poesía.(Cuando leo en los periódicos que algunos cónsules son asesinados por compatriotas enloquecidos, pienso con nostalgia en aquel ilustre condecorado.) Aquella noche nos fuimos al mejor café de Tokio, el "Kuroncko en la Ghinza.El pico anaranjado y los ojos rojos.Imagínate que cada persona plante una papa en el jardín, en el balcón, donde sea.Los Archivos del Horror abarcan a toda la dictadura de Alfredo Stroessner y sus relaciones; son los archivos cupon de la once del lunes 9 de una dictadura alienante.


[L_RANDNUM-10-999]