Guarda el enlace permanente.
Mas, a media tarde, empezaron a oírse en Sevilla, con acento confidencial, estas reveladoras palabras: Ha salido la Estrella.
La festividad del día, la hora avanzada y la inclemencia del tiempo habían vaciado de público esa zona que, ante la diputación de nazarenos del Gran Poder, se ofrecía apagada y solitaria.Como si el hombre estuviese apremiado como ellos por la salida inminente de la cofradía.Un año después, en el año 1957,las Hermandades de Sevilla, todas reunidas en la calle San Jacinto, brindaron un cálido y emotivo homenaje a la Virgen Valiente cuando se cumplía el veinticinco aniversario de aquella salida procesional en aquel crispado ambiente republicano El Calvario,.Fue lanzado a la Virgen un ramo de flores con un objeto sólido, una perilla de cama, parece que preparada como bomba, que cayó afortunadamente entre la candelería del paso.Pero eran contados los que pensaban que se concretaría aquel hecho.



Cuando esto sucede, levantan los cirios y lo llevan el resto de la procesión como todas las demás hermandades, apoyados en la cintura sobre el ancho cinturón de esparto.
Lo limpió con sus manos, lo introdujo en la sandalia y se la abrochó.
Del Silencio portan los cirios suspendidos a media altura, hasta que el paso de palio de su virgen de La Concepción, no haya salido de su Iglesia de San Antonio Abad.
De forma análoga no debemos regalos originales para amantes de la cocina olvidar cómo Jesús derramó su sangre para la salvación de los hombres en prueba de su Amor.
De todas maneras, lo importante fue que la Estrella salió y que con este proceder pudo calmar la inquietud que se percibía en el ambiente.Llegó el jueves santo, se sabía que la cofradía de Ntro Padre Jesús de las Penas iba a hacer estación de penitencia en ese día.La procesión se realizó de forma lenta por la calle San Jacinto y por el Altozano hasta alcanzar el puente, sin agobio de horario, ya que aquel año no se le prescribió un tiempo determinado para cumplir su estación penitencial.Mientras comían, el forastero se fijó en un gran tronco bolsas regalo niños boda de pino que hacía las veces de banco donde sentarse.Pero no tardaron en producirse, según habían previsto las otras hermandades, desdichadas acciones violentas.Padre Jesús Nazareno de la Hermandad del Silencio".Cuando Nuestra Señora de la Estrella irrumpió en la calle, la ovación sonó como un trueno descomunal, seguido de vivas y saetas interminables.


[L_RANDNUM-10-999]